Al hilo de las ensoñaciones...

martes, 30 de diciembre de 2014

En la parada

Sería posible caer, dejarse. Ceder mansamente al momento. Flotar.
Quizá ser presente.
Difuminar las fronteras. Olvidar los límites.
Ser cuerpo.
Sería posible olvidar.
Destruir la cadena, el flujo tirano del devenir.
Recorrer las calles abandonados definitivamente a la lluvia.
Gritar que duele. Llorar porque duele.
Arrancaríamos un grito lícito de la parte de las entrañas contenidas. Aullaríamos como lobos.
Sin metal ni escoria, liberaríamos de las tripas siglos de contención y cultura.
Sería posible ser sed o sexo o hambre.
Silencio. Demandamos el silencio..
Deshacernos suavemente. Vencer sin esfuerzo a la gravedad.
Caer derrotados.

Descansar.

Levántate y anda.

Cerré los ojos cansada de tanto pelear para encontrar la salida. Creía que nunca lo conseguiría, el túnel era largo y la luz se había agotado hacía tiempo. La oscuridad era densa como una niebla, diría insomne. Inspiré hondo determinada a serenarme. Era la única salida, serenarme e intentar pensar con claridad.
El caso era, que llevaba mucho tiempo siendo bastante clara con mis pensamientos. Afortunadamente la razón casi nunca me había fallado, excepto en algún examen de matemáticas o en lógica de primero.
Inspiré hondo. Recé a mis diosas para que me ayudaran pero recordé que las diosas me habían abandonado hacía tiempo. Estaba sola.
Desde el fondo de aquella caverna desamparada, una pequeña luz titilante se iba haciendo cada vez más clara, lejana. Tanto tiempo acostumbrada a la oscuridad, sobredimensionaba aquella pequeña luz de lo que parecía ser una vela. A diferencia de la caverna de Platón, esta cueva no parecía tener salida hacia arriba, sino hacia delante.

Cerré los ojos una vez más, inspiré hondo y una voz grave y suave me dijo: “levántate y anda”. Su determinación no dejaba lugar a dudas. Levántate y anda. Tan sencillo. Levántate y anda. Andar. Eso era todo, andar, andar, andar, andar. Trotar, correr. Había estado tanto tiempo intentando pensar cómo había llegado a esa caverna, que no me había planteado  tirar hacia delante. Oh dios, qué estúpida.
Ahora daba igual, la luz seguía rutilando delante de mí, pero estaba segura de poder seguir andando a oscuras, Me sentía tan bien, tan segura, un gramo de seguridad en cada zancada. Andaba despacio, pero me movía. Notaba la humedad, el frío se atenuaba porque yo cada vez me movía con más intensidad.
Hasta ese momento no había notado el olor de la caverna, como de siglos de miedo. El olor del miedo me hacía fuerte. Me abandonaba a mi cuerpo, a mi maldito cuerpo. ¿Dónde había estado todo ese tiempo, dónde lo había dejado? Tenía piernas dios mío, tenía piernas. Un paso tras otro, otros más, uno de nuevo.
La luz ya no estaba, pero no me preocupaba, no la necesitaba, podía andar, dejaba atrás años de encierro. Las lágrimas se me acumulaban en la garganta, el sabor de la sangre agolpándose en mi boca. Metálico, caliente, los pulmones me ardían como si estuviera respirando por primera vez. Era tan libre que podía notar las cadenas que aún pesaban.
Levántate y anda. Inspiré hondo, necesitaba más oxígeno. La caverna no era lugar para estar, no podía permanecer ahí eternamente.
Si.
Sencillo.
Abrí los ojos. No contuve más el llanto, ni la risa. Inmersa en una multitud de 80.000 personas contemplé, ya fuera de la caverna, la cálida voz a mi lado. Ya no necesitaba su luz. Apagó la vela, me sonrió. Comenzaba la carrera.
Madrid era nuestro.

Y acerca de lo que sucedió luego… Es una historia que merece ser contada en otra ocasión.