Al hilo de las ensoñaciones...

domingo, 1 de marzo de 2015

Escrito en la piel

Los lamentos horadaron las horas venideras
Juntaron a ambas en la fractura del tiempo
Las pude ver insomnes, huyendo
Una se anidaba en su vientre queriendo nacer
La otra buscaba su corona
Mientras, voy tejiendo un liezo extraño
De estas mil caras, ninguna reconozco como propia
Pero ahí están,
En los surcos llenos de historia
En la piel.